Planificar tu jubilación en México es fundamental para alcanzar una etapa de la vida con estabilidad financiera y tranquilidad. La importancia de una adecuada planificación financiera es cada vez más evidente debido a los cambios tanto políticos como económicos, por eso, en Kalmy te queremos ofrecer con esta guía una visión detallada de los pasos esenciales para planear tu retiro de manera efectiva.

¿Cómo lo haremos?

Comenzaremos evaluando tu situación financiera en México, tanto pasada, como actual, para luego explorar estrategias de ahorro e inversión que maximicen tus recursos. También destacaremos la importancia de contar con herramientas adicionales, las cuales, ofrecen ese extra de seguridad que necesitas para tu futuro. 

Con esta información, estarás mejor preparado para enfrentar los retos de una jubilación y asegurar un futuro sin preocupaciones.

 

Planea tu Jubilación en México 2024

 

jubilación en méxico

 

La jubilación en México es una etapa de la vida que todos deseamos alcanzar con estabilidad financiera y tranquilidad, sin embargo, no todo es color de rosa, ni se cumplen las metas tan fácilmente, por eso es necesario tener una comprensión más amplia de su funcionamiento y la labor que tenemos como mexicanos para alcanzarla.

Si bien no es fácil entender toda una política de años, es importante saber cuáles han sido los cambios que impactaron directamente en tu futuro como jubilado, pero más allá de entender el pasado, es comprender cómo podrás actuar para tu futuro.

 

 

Jubilación en México: Del Pasado, al Presente

 

El panorama de las pensiones en México siempre se ha enfrentado a desafíos significativos y decisiones cruciales tanto a nivel gobierno como individual. Con el envejecimiento de la sociedad que va en aumento, el país se enfrenta a una creciente preocupación sobre el gasto de las pensiones. Es decir, no es posible que alcance para todos. 

En 2020, la población de 65 años o más representaba el 7.7% de la población total, pero se espera que para 2050 esta cifra se duplique, alcanzando el 16.5%. Este aumento implica un desafío significativo en términos de sostenibilidad financiera y bienestar para los adultos mayores. Nuestro panorama no será simple.

Pero, ¿cómo han ido cambiando las leyes para los jubilados?

 

 

Evolución de las Leyes de Pensiones

 

1. Ley del IMSS de 1973

 

México estaba regido por la Ley del Seguro Social de 1973, que operaba bajo un esquema de reparto. En este sistema, las contribuciones de los trabajadores activos se utilizaban para pagar las pensiones de los jubilados. Así, todos los trabajadores debían designar una parte de su ganancia para quienes ya estuvieran retirados, haciendo que la sostenibilidad dependiera de la existencia de suficientes trabajadores.

Sin embargo, con la disminución de la tasa de natalidad, este sistema se volvió insostenible a largo plazo debido al creciente número de pensionados en relación con los trabajadores activos. Aunque fue efectivo en su momento, su sostenibilidad a largo plazo quedó comprometida.

 

¿Cómo funciona?

 

La Ley del IMSS de 1973 se aplica a los empleados que cotizaron antes del 1º de julio de 1997. Estos trabajadores pueden recibir el 100% de su salario si cumplen con 500 semanas cotizadas.

 

Ejemplo:

 

Bajo esta ley, si un trabajador tiene los siguientes salarios mensuales en sus últimos cinco años:

  • Año 1: $8,000
  • Año 2: $8,500 
  • Año 3: $9,000
  • Año 4: $9,500 
  • Año 5: $10,000

 

El promedio sería $9,000 mensuales. Si cumple con el requisito de 500 semanas cotizadas, podría recibir el 100% de este promedio como pensión mensual. 

Sin embargo, si no alcanzaran las 500 semanas cotizadas o no tiene suficiente renta vitalicia (es decir, una aseguradora adicional), podría acceder a la pensión mínima garantizada que se trata de un monto mínimo de pensión que podría recibir el trabajador al jubilarse. 

Fuente: INFOBAE y EL PAÍS 

 

 

2. Ley del IMSS de 1997

 

Para abordar estos desafíos, se implementó la Ley del IMSS de 1997, que introdujo un sistema de cuentas individuales. Bajo este esquema, las contribuciones de los trabajadores se acumulan en cuentas individuales administradas por las Afores (Administradoras de Fondos para el Retiro).

Este cambio buscó asegurar la viabilidad financiera del sistema de pensiones a largo plazo y promover una cultura de ahorro individual, que si bien funcionó, también dependía de trabajadores que estuvieran activos ahorrando y dejaba de lado a quienes trabajaban de manera independiente. 

 

¿Cómo funciona?

 

La Ley 97 establece requisitos claros para acceder a la pensión. Es necesario haber cotizado al menos 1000 semanas hasta el 2031, tener 60 a 64 años en caso de pensión por cesantía o 65 años en caso de pensión por vejez, así como tener tu expediente de trabajador actualizado. 

Esta ley ofrece tres opciones de pensión: retiro programado, renta vitalicia y pensión mínima garantizada. Te explicamos de qué se trata. 

 

  • Retiro programado: El retiro programado se contrata con la Afore que administra los ahorros del trabajador. El monto dependerá tanto del saldo acumulado en la cuenta, como del rendimiento y la esperanza de vida calculada para el asegurado. La pensión no es vitalicia y se termina al agotarse el saldo en la cuenta.

 

  • Renta vitalicia: Esta modalidad se contrata con una aseguradora (el IMSS indica qué aseguradoras) y garantiza recibir una pensión vitalicia, cuyo monto depende del saldo acumulado en la cuenta y se ajusta anualmente de acuerdo a la inflación.

 

  • Pensión mínima garantizada: Será el monto mínimo de pensión que recibirá un trabajador al jubilarse y estará en un rango de $2,622 a $8,241 pesos. 

 

Ejemplo:

 

Te compartimos  tres ejemplos claros basados en una persona que cotizó durante 20 años con un salario mensual de 10,000 pesos:

Retiro Programado: Donde la pensión la paga tu AFORE

 

Supongamos que esta persona, al jubilarse después de 20 años de cotización, tiene un saldo acumulado en su cuenta de Afore de 500,000 pesos. Al optar por un retiro programado, podría establecer un plan de retiro mensual que le permita recibir un monto constante durante un período determinado. Si decide retirar 5,000 pesos mensuales, por ejemplo, su pensión mensual se basaría en este monto. Dependiendo de factores como el rendimiento de su inversión y su esperanza de vida, este monto podría ajustarse periódicamente.

Renta Vitalicia: Donde la pensión la paga tu Aseguradora

 

En el caso de una renta vitalicia, el trabajador podría optar por transferir su saldo acumulado en la Afore a una aseguradora, la cual le proporcionaría una pensión mensual garantizada de por vida. Supongamos que, al jubilarse, esta persona transfiere su saldo de 500,000 pesos a una aseguradora que ofrece una tasa de rendimiento del 4%. Basándonos en esta tasa y en la expectativa de vida del individuo, la aseguradora podría ofrecerle una pensión mensual vitalicia, que en este caso podría rondar los 2,500 a 3,000 pesos mensuales.

Pensión Mínima Garantizada: Donde el gobierno federal paga la pensión

 

Si el saldo acumulado en la cuenta de Afore no es suficiente para garantizar una pensión adecuada a través del retiro programado o la renta vitalicia, el trabajador podría optar por la pensión mínima garantizada proporcionada por el Gobierno Federal. Supongamos que el saldo acumulado es de 300,000 pesos al jubilarse. Si el Gobierno Federal ofrece una pensión mínima garantizada equivalente a un salario mínimo mensual, que en 2023 es de aproximadamente 7,000 pesos, entonces esta persona recibiría alrededor de ese monto como pensión mensual.

Fuente: EL PAÍS Y GOBIERNO DE MÉXICO

 

 

Para recordar: 

“Los trabajadores que se dieron de alta en el IMSS antes del 1 de julio de 1997, pertenecen al régimen es Ley del 73; y los que se registraron a partir del 1 de julio de 1997, les corresponde el régimen de la Ley 97.”

 

 

3. Régimen de la Modalidad 40

 

Actualmente, existe la Modalidad 40, una opción que permite a los trabajadores aumentar sus aportaciones al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de manera voluntaria para incrementar su pensión. 

Este régimen es útil para aquellos que desean mejorar su pensión antes de jubilarse, aplicable tanto a los trabajadores bajo el esquema de la Ley de 1973 como a los del sistema de 1997. 

En la Modalidad 40, los trabajadores pueden hacer aportaciones voluntarias sobre un salario base de cotización más alto, incrementando sus derechos pensionarios.

Después de conocer esta información sobre las opciones actuales, es tu deber reconocer cuál es la vía más apta para poder crear este fondo de ahorro regido por tus años trabajados o tus opciones de ahorro. 

 

¿Cómo funciona?

 

Según la tabla de cuotas, el costo de la Modalidad 40 para un trabajador que elija cotizar con el salario base mínimo será de 2,406.57 pesos mensuales, mientras que para un trabajador que cotice con el salario base máximo será de 8,383.53 pesos mensuales.

Los requisitos incluyen ser mayor de 18 años, tener una actividad económica independiente y contar con un número de seguridad social. También hay opción de que quienes permanezcan a las Leyes del 73 o 97, puedan inscribirse y ser acreedores a recibir un adicional por parte de esta modalidad. 

Además de tener derecho a una pensión, los trabajadores que se incorporen a la Modalidad 40 podrán acceder a servicios médicos y hospitalarios del IMSS, y obtener servicios financieros y otros beneficios que otorga el IMSS.

 

Ejemplo:

 

Para un trabajador que gana 10,000 pesos mensuales durante 15 años, si elige cotizar con el salario base máximo bajo la Modalidad 40 del IMSS, la cuota mensual sería de 8,383.53 pesos. La cantidad que podría recibir como pensión al jubilarse dependería de varios factores, como el rendimiento de sus inversiones y la edad en la que decida retirarse. 

Fuente: EL ECONOMÍSTA

 

 

4. Reforma de Pensiones 2024

 

En 2024, se presentó una nueva reforma de pensiones que busca mejorar aún más el sistema de retiro en México, conocida como el Decreto del Fondo de Pensiones para el Bienestar. Este cambio tiene la intención de mejorar la calidad de vida de los jubilados y proporcionar mayor seguridad financiera en la vejez. A pesar de ello se le considera una reforma utópica. 

 

¿Cómo funciona?

 

Esta reforma propone que tanto los colaboradores registrados ante el IMSS como el ISSSTE se retiren con el 100% de su salario. 

Sin embargo, algunos expertos consideran que esta reforma podría no ser viable a largo plazo, ya que otros países que han implementado sistemas similares han enfrentado dificultades debido al envejecimiento de la población y a la insostenibilidad financiera. Además, se cree que el sector privado podría enfrentar dificultades para contribuir a este fondo de pensiones. 

 

Ejemplo:

 

Si un trabajador tenía un sueldo de 10,000 pesos, ese monto sería su pensión. Además, el Decreto del Fondo de Pensiones para el Bienestar (DOF, 2024) brindará los recursos necesarios para que los trabajadores que alcancen los 65 años y cuya pensión sea igual o menor a $16,777.68, que equivale al salario mensual promedio cotizado en el 2023 en el IMSS considerando la inflación estimada del 2024, reciban un complemento económico a las obligaciones del Gobierno federal respecto a las pensiones para igualarlo al salario. 

Fuente: INDETEC

 

 

 

Ser parte de un Programa de Jubilación del Gobierno, ¿es suficiente?

 

jubilación en méxico

 

Aunque existen opciones de ahorro para la jubilación en México, la realidad es que no todos pueden o podrán formar parte de estas reformas porque:

 

  • Inestabilidad Laboral: La inestabilidad laboral es común en México, lo que dificulta la participación sostenida en programas de ahorro para la jubilación. Los trabajadores que cambian frecuentemente de empleo pueden tener dificultades para acumular ahorros significativos a lo largo del tiempo. Inclusive, cuando cambian constantemente de asalariados u honorarios. 

 

  • Restricciones: Factores como la falta de información, barreras geográficas, requisitos de elegibilidad y limitaciones administrativas pueden dificultar el acceso de ciertos trabajadores a programas de ahorro para la jubilación.

 

  • Falta de Conocimiento: Muchos trabajadores pueden no estar al tanto de la importancia de ahorrar para la jubilación o de las opciones disponibles para hacerlo. La falta de educación financiera puede llevar a no tener los recursos necesarios para un retiro sin problemas. 

 

  • Cambios Demográficos: El envejecimiento de la población mexicana y otros cambios demográficos, como se vieron en el pasado, pueden poner una presión adicional en los sistemas de pensiones existentes, lo que puede hacer que algunos trabajadores se pregunten si los programas de jubilación del gobierno serán suficientes para garantizar un retiro cómodo y seguro en el futuro.

 

  • No es Suficiente: Lo propuesto como pensión en cualquiera de las modalidades podrían no ser suficientes para mantener el estilo de vida de cualquiera de los trabajadores, ya sea manutención de un familiar, cuidados especiales, etc. 

 

Aunque los programas de jubilación del gobierno pueden ser una parte importante de la planificación para la jubilación, es importante reconocer que pueden no ser suficientes para todas las personas. Es crucial explorar opciones adicionales de ahorro e inversión y buscar asesoramiento financiero para garantizar un futuro financiero estable durante la jubilación.

 

 

Y ahora, ¿qué puedo hacer para Ahorrar para mi Jubilación?

 

1. Evalúa tu Situación Financiera Actual:

 

El primer paso, como ya lo mencionamos, es reconocer cómo puedes formar parte de los beneficios que brinda el Estado, y adicional a ello, evaluar tu situación financiera para la jubilación. 

Esto implica calcular tus ingresos, gastos, deudas y activos. Herramientas como hojas de cálculo o aplicaciones de presupuesto pueden ser útiles para este propósito. Al comprender tu posición financiera actual, podrás establecer metas realistas para tu jubilación.

 

 

 

2. Establece Metas de Jubilación Claras:

 

Una vez que hayas evaluado tu situación financiera actual, es crucial establecer metas claras para tu jubilación. Pregúntate cuánto dinero necesitas para mantener tu nivel de vida deseado, a qué edad te gustaría jubilarte y cómo piensas utilizar tus ingresos durante la jubilación. 

Contar con esa claridad sobre tu futuro te ayudará a desarrollar un plan financiero sólido y realista, algo que muy seguramente podrías alcanzar sin tanta preocupación.

 

 

3. Ahorro e Inversión:

 

El ahorro regular y la inversión son pilares fundamentales de la planificación financiera para la jubilación. 

Apartar una parte de tus ingresos cada mes y considerar invertir en instrumentos financieros como fondos de inversión, acciones o CETES Directo, son un instrumento financiero respaldado por el gobierno que te permite ahorrar y generar rendimientos de manera segura) son acciones sólidas que te llevarán hacia adelante.

 

 

4. Diversifica tus Ingresos:

 

Considera diversificar tus ingresos explorando diferentes oportunidades de inversión, fuentes de ingresos adicionales y desarrollo de habilidades. Esto te brindará seguridad financiera y flexibilidad ante los cambios económicos y laborales.

Por ejemplo, crear tu propio negocio, con tus ahorros, te permitirá crecer tu dinero y asegurar tu futuro y el de tu familia. 

 

 

5. Seguro de Ahorro para el Retiro: El ganador

 

Un aspecto crucial de la planificación financiera para la jubilación es contar con un Seguro de Ahorro para el Retiro. Estos seguros proporcionan una herramienta adicional de protección y ahorro, asegurando que los recursos estén disponibles cuando más se necesiten. 

 Además, ofrecen ventajas como la protección contra la inflación y la posibilidad de obtener beneficios fiscales. Al elegir un Seguro de Ahorro para el Retiro, es importante considerar aspectos como el rendimiento esperado, la flexibilidad de las contribuciones y los beneficios adicionales que ofrecen los diferentes planes que existen.

En Kalmy sabemos lo difícil que es ahorrar para la jubilación, por eso hemos diseñados planes ajustados a las necesidades de cada persona, sus ingresos y sus metas de ahorro. Encontrarás la mejor de manera de ahorrar de manera simple y sólida para lograr esa jubilación deseada. Cotiza con Kalmy para conocer el Seguro de Ahorro para el Retiro adecuado para ti. 

 

 

La Jubilación en México es Posible, Si organizas tu futuro

 

jubilación en méxico

 

La planificación financiera para la jubilación es un proceso continuo que requiere compromiso y disciplina. Reconocer cómo funcionan los sistemas de jubilación en México, evaluar tu situación financiera actual, establecer metas claras, ahorrar e invertir de manera inteligente, y asegurar tus ahorros son pasos fundamentales para asegurar un futuro financiero próspero. 

Con el plan adecuado y los recursos correctos, puedes disfrutar de una jubilación tranquila y sin preocupaciones. Es importante revisar regularmente tu plan de jubilación y ajustarlo según sea necesario para adaptarse a cambios en tus circunstancias y objetivos financieros a lo largo del tiempo. 

¡Estás a tiempo de lograr ese retiro soñado! 

 

 

patrimonio de casados